miércoles, 27 de agosto de 2008

Glaciar otoñal


Hoy hemos salido de Anchorage hacia el Norte, donde nos espera Fairbanks y las Chena hot springs. Pero vamos a hacerlo en dos etapas, pasando noche en un camping cercano a Tolsona. Y me ha sorprendido mucho saber que dispone de WiFi gratuita. De hecho en este momento estoy escribiendo al lado de la tienda, a pocos metros de la recepción, bajo un cielo nublado y una nube de mosquitos hambrientos. Los mosquitos de Alaska son como todos los animales de aquí: enormes y salvajes. La temperatura es muy agradable, unos 10ºC, pero me gustaría que fueran -10ºC porque así esos malditos bichos estarían congelados.

Esta mañana nos paramos en el glaciar Matanuska. Ya estuvimos hace dos años pero merece la pena pues se puede llegar en coche y dar un paseito por encima del hielo (con las precauciones adecuadas). Pero este año la diferencia radica en que unos árboles cercanos ya están amarillos, y proporcionan un contraste muy interesante dese el punto de vista fotográfico: el blanco azulado del hielo contra el dorado de las hojas. Como el tiempo nos ha respetado y solo se ha puesto a llover por la tarde, hemos podido caminar tranquilamente sobre el glaciar y hacer muchas fotos. Una de esas fotos la pondré mañana en esta página, porque hoy me estoy quedando sin batería y los mosquitos me están matando.

1 comentario:

Tomas dijo...

¡ Que envidia nos dais !, Tan abrigaditos ( con lo que estamos pasando aquí ) y con ese "peaso" paisaje que tenéis de fondo en la foto.
Cuidaros mucho.
Tata, te queremos
Un abrazo
Tomás