domingo, 16 de agosto de 2009

El lago de los hielos y de los fuegos .....

Hasta ahora os hemos hablado del agua en diversos estados. Y en Islandia es inevitable hacerlo también del fuego. Pero nunca pensamos que fueramos a relatar la experiencia de un fuego tan especial como el de artificio. Ayer por la noche, los habitantes locales organizaron una fiesta singular en el Jôkurlsalón con los fuegos artificiales más bonitos y originales que hayamos visto. Fuegos artificiales que saliendo desde los icebergs iluminaron el cielo del sur de la isla.

Los fuegos eran a las 12 de la noche, pero ya nos habían advertido del gentío que se iba a reunir allí y llegamos pronto, sobre las 10. Nos cobraron una entrada de 1000 Ikrs. Todo lo que recaudan es a beneficio de los cuerpos de rescate de las costas islandesas. Y la verdad es que debieron recoger un pastón considerando las 2000 ó 3000 personas que se concentraron en la explanada del lago.

Cuando llegamos ya habían empezado los preparativos: con unas lanchas motoras un grupo de unos 10 trabajadores habían ido encenciendo antorchas sobre los icebergs. Para los que los conozcais, es un poco como la fiesta de la velas de Pedraza, donde todo el pueblo queda iluminado por la luz de las miles de velas que lo adornan. Pero aquí las velas están sobre los icebergs más cercanos a la orilla del lago. Se acaba de poner el sol y con la luminosidad del crepusculo y las velas hacemos una fotos que dan cuenta de la frenética actividad de las lanchas que van de aquí para allá trasladando las cajas de polvora para los fuegos.

A las 11:30 la caravana de coches para entrar al recinto ilumina toda la carretera. Es realmente un acontecimiento para algún turista como nosotros y sobre todo para los habitantes de la zona, que cantan y también beben alborotadamente. Y a las 12 en punto...... comienzan los fuegos. Surgen desde tres zonas, con sus colores y formas mágicas, que aquí la maestria del diseñador de la ceremonia hace que simulen la erupción de un volcan. !Impresionante!. No hay palabras para describir la emoción del sonido atronador de la polvora frente a los icebergs de formas caprichosas, con el inmenso glaciar al fondo. Realmente un espectáculo digno de ver, que nosotros tuvimos la suerte de disfrutar.


1 comentario:

joseluis dijo...

Hola de nuevo:
Se me amontona el trabajo, porque durante el fin de semana no he tenido internet en el campo.
¡ Hurra ! por el/la fotógrafo.
Se puede hacer una descripción sensacional, pero el testimonio grárfico es esencial y en este caso cumple su objetivo de una manera desbordante.
Ver el lago en los distintos momentos del día ha debido ser asombroso, pero esos fuegos artificiales por la noche debió ser algo indescriptible.
¡Disfrutad todo lo que podais!